CIRUGIA PLASTICA OCULAR

La oculoplastia es una sub-especialidad de la oftalmología.

 

En ella se combinan esa disciplina con la cirugía plástica y es practicada por oftalmólogos que adquieren un entrenamiento especial en la cirugía de las estructuras que rodean a los ojos.

Por medio de la cirugía oculoplástica se reconstruyen los párpados, las cejas, las vías lagrimales y las órbitas.

 

Esto incluye la cirugía reconstructiva para reparar defectos de los párpados y la piel que rodean a los ojos, la destinada a solucionar problemas con el drenaje de las lágrimas y la cirugía de lesiones orbitarias.

 

 

Las principales patologías que afectan a estas partes del ojo son:

  Ptosis palpebral (caída del párpado).

 

  • Se trata de la caída del párpado superior que puede ser congénita o adquirida, afectando tanto a niños como a personas adultas.
  • Consiste en una imposibilidad del párpado superior de elevarse adecuadamente provocando una alteración funcional ya que ocluye el eje de la pupila parcial o totalmente según su severidad. Se puede corregir mediante el uso de cirugía tanto si el párpado afectado es uno como los dos.

 

Alteraciones de la posición de los párpados.

 

Esta alteración consiste en la eversión del borde del párpado inferior o su inversión hacia el ojo, lo que produce un roce de las pestañas con la córnea. Su corrección requiere de un adecuado conocimiento de la anatomía palpebral para devolver a esta zona su adecuada posición y función.

 

 

Tumores y reconstrucciones palpebrales.

 

Los tumores palpebrales pueden ser de carácter tanto maligno como benigno. El tratamiento del cáncer de piel consiste en la extirpación de toda la lesión mediante la microcirugía. Una vez extirpada la totalidad del cáncer es necesario reconstruir el defecto que ha quedado luego de la extirpación. La técnica específica que se utiliza depende del tamaño y ubicación de ese defecto.

 

 

Reparación de heridas palpebrales.

 

Este tipo de heridas, bien sea recientes o bien se hayan producido con anterioridad (cicatrices), pueden ser reparadas minuciosamente gracias a las modernas técnicas de microcirugía siendo posible reconstruir en forma completa un párpado superior o inferior y conseguir un resultado funcional y estético muy bueno.

 

 

Protección corneal.

 

Todos aquellos procesos que lleven aparejados un aumento de la apertura palpebral o alteraciones del cierre palpebral (parálisis faciales, retracciones palpebrales, exoftalmos tiroideo) tienen como posible consecuencia la desecación de la córnea queratitis o úlceras, y hasta infecciones que pueden afectar en forma definitiva la visión. Existe una amplia variedad de opciones según los distintos casos. Ellas van desde la utilización de pomadas y gotas lubricantes hasta el implante de una pesa de oro y la cirugía.

 

Patología del sistema lagrimal.

 

La obstrucción lagrimal en el recién nacido es una falta de canalización en la vía lagrimal que en ocasiones requiere de tratamiento quirúrgico para su mejoría.

 

 

La obstrucción lagrimal en el adulto consiste en un taponamiento del conducto por el que se eliminan las lágrimas. Cuando el conducto se tapona en forma completa, las lágrimas se acumulan en el saco lagrimal y se infectan, produciendo  una dacriocistitis aguda, infección del saco lagrimal que genera un intenso dolor y debe ser tratada con antibióticos. Las obstrucciones lagrimales en los adultos se solucionan quirúrgicamente. No es posible remediar este problema en forma duradera con procedimientos no quirúrgicos.

Cirugía y reconstrucción de la cavidad anoftálmica.

 

Esta cirugía está indicada para todos aquellos procesos que requieran la enucleación o evisceración (extracción del globo ocular) así como ojos pequeños, tumores intraoculares, ojos ciegos, dolorosos o anti-estéticos. Del mismo modo, este tipo de tratamiento quirúrgico también se utiliza para el tratamiento de los pacientes portadores de prótesis oculares con problemas de pérdidas de volumen (órbita hundida), con el objetivo de retener la prótesis, o con aspecto anti-estético.

 

Cirugía y reconstrucción de la cavidad anoftálmica.

 

Esta cirugía está indicada para todos aquellos procesos que requieran la enucleación o evisceración (extracción del globo ocular) así como ojos pequeños, tumores intraoculares, ojos ciegos, dolorosos o anti-estéticos. Del mismo modo, este tipo de tratamiento quirúrgico también se utiliza para el tratamiento de los pacientes portadores de prótesis oculares con problemas de pérdidas de volumen (órbita hundida), con el objetivo de retener la prótesis, o con aspecto anti-estético.

 

Fracturas de la Orbita .

 

Las fracturas de órbita son roturas que se producen en los huesos que rodean a los ojos. El tratamiento para las fracturas de la órbita se basa en la administración de antibióticos y control. Aquellos pacientes que presenten visión doble o hundimiento ocular –enoftalmos–, o ambos, podrán ser tratados con cirugía.

Ésta se basa en elevar con extremo cuidado los contenidos de la órbita que se han desplazado, y colocar una placa para reemplazar el hueso roto.

 

Av. Juan B. Gutierrez N° 17-55 - Ed. Edificio Icono Piso 2

Teléfonos (57) 6 340 2783

Pereira - Risaralda - Colombia

Av. 1  N° 15-09  la  Playa

Teléfonos 3108151128

Cúcuta - Norte de Santander

Colombia

Carrera 23 # 63 B 33 Torre B piso 4

Manizales - Caldas -Colombia