Cirugía De Órbita2019-01-25T15:00:08+00:00

CIRUGÍA DE ÓRBITA

FRACTURAS DE ÓRBITA

Cada ojo, esta alojado en un espacio o casa de hueso (orbita) que tiene piso, techo y dos paredes: lateral y nasal. Alrededor del ojo encontramos grasa para darle soporte y los músculos que son los encargados de poderlos mover a donde queramos mirar.

El reborde orbitario es un hueso bastante duro, mientras que el piso y el lado nasal de la órbita son finos como el papel en ciertos sitios. Una fractura consiste en la ruptura de un hueso de la órbita que puede ser el reborde, el piso o varias paredes de la órbita. Las fracturas del reborde ordinario son menos frecuentes ya que son un hueso muy grueso.

  • Las fracturas de orbita pueden producir síntomas como:Vision doble
  • Imposibilidad para mover el ojo
  • Hundimiento del ojo
  • Dolor al mover el ojo

TUMORES DE ÓRBITA

Los tumores son masas de tejido anormal que pueden crecer en diferentes sitios del cuerpo. Varios tipos de tumores pueden alojarse en la órbita, tanto benignos como malignos, siendo los benignos los más frecuentes. Los podemos encontrar en cualquier edad de la vida, incluso desde el nacimiento (congenitos) y de ahí a cualquier edad, siendo la 6ta década de la vida la más frecuente para aparición de cualquier tipo de tumor.

La órbita es un espacio cerrado, así que cuando hay crecimiento de un tumor se produce desplazamiento de los tejidos dentro de la órbita, principalmente del globo ocular, por lo que lo primero que podemos observar es un ojo salido (proptosis). Otros síntomas que podemos encontrar es visión doble, enrojecimiento permanente del ojo, limitación para mover el ojo afectado, dolor.

El tratamiento de los tumores va a depender de cada caso. Dentro de las diferentes opciones de tratamiento tenemos: microcirugía, medicamentos, radioterapia y mas recientemente radiocirugía.

Es muy importante el diagnóstico oportuno aunado a un tratamiento adecuado para prevenir secuelas como pérdida visual severa.

ORBITOPATIA TIROIDEA ( ENFERMEDADES DE LA TIROIDES)

También conocidos como Enfermedad de Graves, es una enfermedad auto inmune, es decir que el cuerpo produce anticuerpos que hacen ataques contra algún órgano o tejido del propio cuerpo; en este caso se producen anticuerpos que atacan a la tiroides (glándula ubicada en el cuello y encargada de regular varias funciones corporales) y a los músculos y la grasa que rodean los ojos.

Porque se produce?

Este ataque genera una inflamación de los tejidos, principalmente de los músculos, que aumentan su tamaño, y por ser la órbita un espacio cerrado, desplazan al ojo hacia afuera, produciendo el principal signo de esta enfermedad: Exoftalmos o aspectos de “Ojos Salidos”.

En la mayoría de los casos se asocia a un hipertiroidismo, menos frecuente hipotiroidismo y en muchas ocasiones puede estar la tiroides normal.

Que síntomas puede producir?

Esta inflamación puede producir que los párpados se vean muy abiertos, visión doble, limitación para mover los ojos y síntomas de ojo seco como ardor, sensación de basura permanente, irritación. Cuando hay compromiso el nervio óptico se puede notar disminución de visión.

Como se puede prevenir?

Esta es una enfermedad que no se puede prevenir. Es importante que ante la presencia de alguno de estos síntomas, consulte a su oftalmológo para realizar un examen completo.

Cual es su tratamiento?

Va a depender del estado de la enfermedad. En fases iniciales solo se requiere observación y tratamiento de los síntomas de ojo seco.

En casos mas avanzados se puede requerir cirugía para acomodar la posición de los párpados, descomprimir la órbita para lograr devolver los ojos a su posición.

EVECERACIÓN O CONCLUSIÓN (PÉRDIDA DE UN OJO)

Es la intervención por medio de la cual se extrae el contenido intraocular o el globo ocular en su totalidad. Hay infinidad de patologías que hacen necesaria la remoción de un ojo o de sus contenidos como después de una herida grave, para controlar dolor excesivo, para la remoción de un tumor dentro del ojo, para aliviar una infección interna severa o para mejorar la apariencia cosmética de un ojo desfigurado.

Después de extraer el contenido o el globo ocular, se busca restituir el volumen perdido, reemplazandolo con un implante ordinario, el cual se introduce profundamente en la órbita durante la misma cirugía y es asegurado con los mismos tejidos del paciente.

Varias semanas después de la operación se le coloca una prótesis artificial que tiene la apariencia similar a su otro ojo. Esta es fabricada por un ocularista y la cara interior de la misma se construye a la medida de su cavidad para maximizar su comodidad y el movimiento.

Esta prótesis se mantiene en su sitio por los párpados, es removible para limpieza y mantenimiento. Esta debe durarle una década aproximadamente.

Hay pacientes que ya tiene una cavidad anoftalmica, pero que no han podido adaptar una prótesis o ha sufrido contracción con la imposibilidad de lograr una adecuada adaptacion. Para estos pacientes también se ofrece la posibilidad de una reconstrucción de la cavidad, llevando a una rehabilitación estética y psicosocial satisfactoria.