Cirugía Vía Lagrimal2019-01-25T15:05:30+00:00

CIRUGÍA VÍA LAGRIMAL

Obstrucción vía lagrimal

La vía lagrimal es el sistema de drenaje de las lagrimas, llevándolas desde la superficie ocular al conducto lacrimo-nasal. Cualquier alteración en el trayecto de esta vía, puede generar lagrimeo, el cual puede ser constante o intermitente. Obstrucción Congénita: Es la que se produce desde el nacimiento. Son bebes que presentan lagrimeo constante, generalmente acompañado de secreción mucosa y en ocasiones purulenta. Debe ser manejada inicialmente por medio  masajes que se dan a esta zona, observando una resolución en un 90% de los casos antes del primer año de vida.  En el 10% restante, es decir, quienes no mejoran espontáneamente, debe practicarse un sondaje de la via lagrimal, no esperando mayor edad, para obtener mayor tasa de éxito.

Que es un sondaje?

Es la introducción de un instrumento no cortante, a través de la vía lagrimal para liberar la obstrucción. Dada la edad de los pacientes, requiere anestesia general o sedación, aunque se trata de una intervención de muy corta duración. Esta no produce dolor.

Este no es un procedimiento indicado para manejar la obstrucción de la vía lagrimal en adultos.

Un escaso porcentaje de niños puede presentarse con conjuntivitis a repetición y/o dacriocistitis (infección del saco lagrimal), requiriendo el uso de antibióticos y un sondaje a mas temprana edad.

Obstrucción en Adultos: Puede tener diferentes causas: conjuntivitis crónicas, traumatismos, tumores adyacentes a la vía lagrimal, etc. Y puede tener diferentes ubicaciones a lo largo del trayecto.

Una obstrucción de los puntos lagrimales se puede resolver con una pequeña intervención de pocos minutos y anestesia local. Pero en casos mas severos donde se presenta fibrosis u obstrucción de la vía inferior requiere de una intervención para reconstruir una nueva vía lagrimal, creando una comunicación entre el saco lagrimal y la fosa nasal. Dicha comunicación puede ser realizada por vía externa o por vía endoscopica.